22 jun. 2012

:: "ALFABET TAPIES"::

En este documental hecho en 2004 llamado "Alfabet Tàpies" del director Daniel Hernández, Antoni Tàpies, el pintor y escultor catalán fallecido a los 88 años, abre las puertas de la intimidad de su casa y de su estudio. El artista nos cuenta su propia obra, descifra las claves internas de su singular pintura y nos explica su particular proceso de creación. Nos propone un viaje para acompañar las obras del artista desde su estudio hasta las exposiciones de París y Nueva York. En el camino, las voces de Tàpies y los investigadores de su obra descubrirán el sentido de su pintura.


"El artista es un poco el mago de la tribu, tiene el papel de revulsivo, de hacer reflexionar a la gente y también de dar ciertas pautas tanto de conocimiento como de actuación. Se trata de hacer un arte-medicina, que sirva para los problemas individuales, pero también debe tener una función social, para el bien de la humanidad. Parece muy pretencioso decir eso pero, si no tuviese esa ilusión, quizás el arte no tendría interés para mi", dice el pintor catalán en el documental Alfabet Tàpies.

Protagonista de la pintura del siglo XX
Antoni Tàpies comenzó a acercarse al mundo de la expresión artística cuando una enfermedad pulmonar le obligó a permanecer más de dos años en cama durante su adolescencia. Este periodo de angustia y soledad le ayudó a estimular su imaginación, a volverse "hipersensible", a introducirse en el mundo más profundo de un joven que tenía recuerdos horribles de la Guerra Civil, tras la que se había planteado profundamente su existencia y la vida en general. En su caso, el arte fue el antídoto para curar sus demonios, para defenderse con sus propias manos del mundo que le había tocado vivir.Su vocación por el dibujo y la pintura le llevó a abandonar la carrera de Derecho para dedicarse por completo al arte, exhibiendo sus primeras obras en la Barcelona de principios de la década de los 40. En esos primeros años, la pintura de Tàpies evoca sueños surrealistas, viajes al inconsciente, religión y ciencia. Una obra en la que conviven expresiones contemporáneas con elementos del arte africano, el cual le inspira profundamente porque le permite volver a las raíces mágicas del arte y alejarse de la mera fotocopia de la realidad de la tradición pictórica occidental.
De este modo comenzó la carrera de uno de los pintores más destacados del siglo XX, cuyo arte sus defensores definen como "mágico", de carácter épico, una trabajo existencial que va más allá de la estética y en el que nunca ha faltado el compromiso político.

1 comentario:

Raquel Orzuj dijo...

ESTE HOMENAJE PREMORTEM... QUE CONECTAARTE, PUNTUALIZA, ME HACE RECORDAR, LA PRIMERA EXPOSICION, DE TAPIES EN URUGUAY-
FUE LUEGO DEL CIERRE , DEL TALLER TORRES, ME IMPACTÓ PROFUNDAMENTE- VARIAS DÉCADAS DESPUES...MI HONOR!
RAQUEL ORZUJ- "ms. orzuj"-URUGUAY