25 feb. 2011

:: Carlos Barea - "Caballo de Troya" - 3 marzo MNAV ::

"Carlos Barea es un artista que trabaja con imágenes irónicas, poéticas, políticas, metafóricas, viscerales. Un singular grado de ingenuidad articula el desenfado de su dibujo y la impecable técnica. Un artista que ha incursionado en diversos soportes que lo transformaron en uno de los referentes mayores del campo del arte en nuestro país.
Dueño de una impronta artística muy particular supo desarrollar a lo largo de su carrera, entre el dibujo, la pintura y la instalación un imaginario propio de un archivista. La iconografía de su obra remite a la gente, y a las situaciones, a las costumbres y a lo urbano, a los mitos populares y también a las mitologías, a lo mágico, a la alquimia.
Artigas, los presos políticos, los caballos de Troya, Perseo, los juguetes, los desfiles de carnaval, el circo, fueron excusas para ejercer su estrategia artística. Su obra marca un territorio fundamental, donde se cruzan elementos que a lo largo del tiempo se repiten y se re ordenan".(Fernando López Lage)
Carlos Barea, nace en Punta Carretas en 1954. Desde 1977 expone en forma individual y colectiva en Montevideo y el exterior. Entre las que sed estacan : Galería de la Ciudadela en 1983, Instituto Goethe en 1987, MAC en 1990. Obtuvo numerosos premios en salones nacionales (Automovil Club del Uruguay, Museo de Arte Americano de Maldonado, Banco República Oriental del Uruguay, entre otros). Ha participado en las Bienales de la Habana 1986, y Valparaiso en 1983. Su obra se encuentra en coleccione sprivadas y públicas: Museo del gaucho y la Moneda, Pinacoteca del banco central, Museo de Arte Americano de Maldonado, Museo de Salto, Museo de San José, Deutsche Bank Alemania, Colección Engelman Ost.
Dos videos, en uno habla el curador de la muestra, Fernando Lopez Lage, y en el otro el artista Carlos Barea nos acerca a su proxima muestra "caballo de troya", a inaugurarse el 3 de Marzo 19:00hs



23 feb. 2011

:: Bansky puede llevarse un Oscar!! ::

Faltan cuatro días. "Exit Through the Gift Shop" es seria candidata a ganar el premio como mejor documental pero nadie conoce el rostro de su director, el graffitero Banksy

Este año, uno de los favoritos en el rubro documental es Exit through the gift shop, que arranca con Thierry Guetta, aficionado a grabar todo lo que ocurre a su alrededor. El hombre decidió un día ponerse tras la cámara para realizar una película sobre el arte urbano y algunos de los más célebres artistas del `street art`, Banksy, y otros colegas como Space Invader y Shepard Fairey.
Pero en medio del registro las cosas se dieron vuelta, y es el enigmático Banksy quien tomó la cámara y comenzó a filmar a Guetta, quien a partir de ahí se sumerge en el universo del arte urbano adoptando el alias de Mr. Brainwash.
Lo que ya se está llamando "la película de Banksy" ha sido presentada en los festivales de Sundance, Berlín, Deauville y San Sebastián, y compite por el Oscar contra otros títulos importantes.

GasLand, de Josh Fox, examina los alegadamente poco escrupulosos procedimientos de la empresa Haliburton (a la que está notoriamente vinculado el ex presidente Dick Cheney) para echar mano a las tierras de diversos propietarios a lo largo de los Estados Unidos, donde hay al parecer un valioso reservorio de gas natural. Inside job, de Charles Ferguson, es según se dice un análisis a fondo de las causas y las responsabilidades de la crisis económica que ha sacudido a los Estados Unidos y al mundo. Restrepo de Tim Hetherington y Sebastian Junger, presenta la crónica de un año en la vida de un pelotón de soldados norteamericanos en Afganistán. Finalmente está la coproducción entre Brasil y Gran Bretaña Waste land, de Lucy Walker, Karen Harley y Joao Jardim, sobre el artista plástico paulista Vik Muñiz y el reciclaje en el barrio Jardim Gramacho, que recibe diariamente 7.000 toneladas de desperdicios de la Baixada Fluminense y de Río de Janeiro. El film ha sido descrito como "una enriquecedora experiencia acerca del poder del arte para embellecer una realidad conflictiva".
La verdadera estrella de Exit through the gift shop es el misterioso Banksy. En estos días, Banksy está vagando a través de Los Angeles y, de alguna manera, autopromocionando su película a través de su arte callejero.
Quienes han visto su obra han señalado, simultáneamente, su calidad técnica y su carácter provocador.

Uno de los trabajos más controvertidos de Banksy fue dibujado para la empresa Light Group, una cadena de restaurantes de Las Vegas, y muestra al ratón Mickey borracho, con una copa en la mano y sin afeitar, sobre un cartel publicitario de la cadena CBS, amagando manosear a la modelo del anuncio mientras Minnie observa la escena. Este último cartel no fue obviamente del agrado de CBS ni de la empresa Disney, y al parecer fue rápidamente retirado por la propia CBS (propietaria de la valla publicitaria) sin molestarse en anunciárselo previamente a los anunciantes. La cadena de televisión argumentó que la publicidad no se ajustaba a sus estándares de exigencia.
Una de las intrigas generadas por la presencia de "la película de Banksy" entre los cinco documentales candidatos al Oscar es la de si el misterioso artista callejero decidirá dar la cara en caso de que la Academia decida en definitiva otorgarle la estatuilla. ¿Subirá al estrado para darse a conocer al mundo? ¿Enviará a alguien en su lugar, como lo hizo en su momento Marlon Brando? ¿O el lugar quedará vacío, sin que nadie responda, como ocurrió cuando, en los años cincuenta, se anunció que el Oscar a mejor guión era para un señor Robert Rich, que había escrito una película llamada El niño y el toro, y nadie apareció?(GUILLERMO ZAPIOLA - ElPais Digital)

18 feb. 2011

:: Nuevas formas de arte, Net.Art ::

Después de unas breves vacaciones, hemos vuelto con mas fuerza, para seguir con este blog que nos gusta tanto alimentar día a día.
Volvimos con una nueva sección de "ANALISIS" en la que subiremos artículos de excelentes periodistas de distintos diarios, revistas, etc. Que a diario me llegan a mi mail o encuentro por ahí, es el momento de compartirlos y que todos saquemos nuestras conclusiones, y propongamos nuestras ideas u opiniones.
ESTRELLA DE DIEGO, para EL PAIS.COM
Aunque hace bastante que el Net.Art ha dejado de ser un trending topic -tema caliente de discusión en la Red-, no cabe duda de que tuvo un momento en el cual planteó algunas cuestiones que siguen vigentes y que han influido incluso en obras actuales fuera del circuito estricto del Net-Art. De hecho, el Net. Art, planteado específicamente para la Red a menudo como medio de exploración de los límites éticos, tecnológicos o políticos del medio referido no sólo a la creación artística, tomaba como punto de partida el enorme potencial de comunicación entre artista y espectador, proponiendo un tipo de trabajo abierto que tambaleaba la esencia misma del autor único tal y como lo entiende nuestra cultura. Propuesta de obras quebradas, identidades nómadas, cuerpos recosidos, eran algunas de las cuestiones que abordaban los trabajos en la Red, poniendo sobre el tapete las propias prácticas sociales y sus modos de control del individuo, atrapado entre páginas web y datos hechos públicos para el banco, el Estado, su proveedor de libros... Se trataba, además, de trabajos que adquirían su sentido en la pantalla casera, una nueva forma de socialización; proyectos que al cabo desaparecían o se transformaban, si bien los "clásicos" terminaban por identificarse. Pese a todo, se daba a veces el contrasentido de organizar muestras de Net.Art, cayendo la propuesta en la trampa de la cual estaba huyendo: la lógica del sistema que a través de la figura de un comisario "seleccionaba" para el usuario las páginas que debía visitar y que visitaba desde los ordenadores en la sala de exposición. Quién sabe si no fueron estas propuestas las que debilitaron el movimiento que, aunque aún activo, tiene quizás un recorrido más corto de lo que prometía. En todo caso, está claro que la Red y sus usos han modificado por completo el mundo del arte, empezando por las visitas virtuales a los grandes museos, siguiendo por la facilidad para encontrar casi cualquier imagen en Internet, y terminando por una cuestión ética que se planteaba en 1990, momento de un incipiente uso del Photoshop y hasta del envío por Internet de imágenes, ahora tan corriente que cualquiera puede hacerlo desde su móvil. Fred Ritchin se preguntaba entonces hasta dónde estar seguro de la veracidad de una imagen fotográfica si unos cambios apenas perceptibles se podían hacer sin mayor trascendencia y qué pasaría si en cada nuevo envío se llevara a cabo otra pequeña transformación. Cuál era, en pocas palabras, la imagen "real", la matriz auténtica. Tal vez ese es el gran reto que el hecho artístico, parte de cuyo prestigio se basa en la originalidad frente a la copia, tiene ahora en los usos que propone Internet. Tratar de dilucidar si esa obra es así o está modificada no es tarea fácil..., pero es fascinante y hasta borgiana. Igual que el Quijote de Pierre Menard, por el hecho mismo de estar en la Red, la imagen modificada adquiere su estatus de realidad, porque ¿hay algo más real que lo que ocurre online observado, además, en directo? Esta nueva forma de acercarse al arte se ha puesto de manifiesto en los últimos acontecimientos en la vida de Weiwei, el artista chino disidente a quien las autoridades locales volaban la casa argumentando que se trataba de un edificio ilegal. Un espectador próximo a la devastadora operación sacaba unas fotos que se subían a Internet y que, como la pólvora, permitían ver lo que ocurría en tiempo real. Pero, y ahí radica la aporía, ¿era esa la casa de Weiwei, a quien por otra parte la mayoría de nosotros conocemos a través de su popular blog? ¿Acaso importa? La realidad "real", al menos en lo visual, debe empezar a hacerse preguntas diferentes de las tradicionales. El pasado ya no sirve. No sirve de nada. (ESTRELLA DE DIEGO, EL PAIS 29/01/2011)